En octubre, y por segundo mes consecutivo, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) mantuvo en 2,5% su estimación de crecimiento económico de México para 2014, pero disminuyó en 0,2 puntos porcentuales la de 2015, al ajustarla de 3,72% a 3,70%.

Explicó que aun cuando las estimaciones para el crecimiento de Estados Unidos se han mesurado, se prevé que éste seguirá como un importante factor de impulso para la actividad económica de nuestro país, pero al mismo tiempo advirtió sobre la presencia de factores de riesgo para la economía mexicana.

Incertidumbre. Al respecto, Daniel Calleja, presidente del IMEF, abundó que las economías emergentes vislumbran un futuro incierto, derivado de la normalización de la política monetaria de EU y de la forma y velocidad en que aumentarán las tasas de interés en el siguiente año.

“Ello está afectando las perspectivas de crecimiento aun en economías que, como la mexicana, han adoptado profundas reformas estructurales”, dijo Calleja, quien además expresó preocupación por la caída observada en los indicadores de consumo de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

"Motivo de preocupación son las últimas cifras de ventas al menudeo de la ANTAD. En septiembre, la variación anual de tiendas iguales se contrajo 6,06% y en tiendas totales 1,84%”, lo que contrasta con otros indicadores, como el de la manufactura de exportación.

Lectura de cifras. “Resulta contradictorio hasta cierto punto que se tengan indicadores que muestren una recuperación de la actividad económica mientras que el dato de consumo de la ANTAD muestra una contracción", señaló Calleja.

En conferencia de prensa, explicó que la caída en los indicadores de consumo de la ANTAD podría deberse a un crecimiento del comercio informal e ilegal en nuestro país, por lo que reiteró su llamado a las autoridades para que combatan el fenómeno.

“Una posible explicación (de los indicadores de consumo de la ANTAD) es la proliferación del comercio informal e ilegal. Esto nos lleva a hacer una vez más un llamado a las autoridades que es impostergable tomar decisiones profundas para combatir el pernicioso fenómeno de la informalidad.”

También externó la preocupación del Instituto a su cargo por “el reciente brote en la inflación”, la cual registró una tasa anual de 4,22% en septiembre, por encima del límite superior de cuatro por ciento del intervalo de confianza establecido por el Banco de México.

Alza coyuntural. Según Banxico, el repunte en la inflación es temporal y deberá ceder hacia finales de este año. No obstante, el IMEF recomendó al banco central estar atento sobre la duración de la temporalidad de la inflación y, de ser necesario, utilice medidas de política monetaria para contenerla.

Advirtió que si la inflación no regresa al rango de entre tres y cuatro por ciento, como lo prevé el instituto central, “la política monetaria tendría que reaccionar para evitar que las expectativas debiliten su anclaje de corto y mediano plazo”.

Confió en que la disminución del precio del petróleo es un tema coyuntural, ocasionado por la sobreproducción de crudo por parte de algunos países, y confió en que dentro de algunos meses se normalizarán los petroprecios.

Dijo que la caída del precio del crudo podría incidir de manera negativa en el flujo de inversión que se esperaba captar luego de que se aprobó la Reforma Energética. Y es que si la producción de petróleo no es rentable, los inversionistas podrían aplazar sus proyectos.

Por su parte, Arturo Carvajal, presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Fiscales del IMEF, aseguró que en México la política fiscal no es amigable y, de alguna manera, no estimula la inversión.

"Las empresas y personas físicas no cuentan con los suficientes incentivos fiscales para optar por tributar en la formalidad; hay mucho trabajo que hacer, para acabar con este problema, sin lugar a dudas, se debe incentivar la inversión en el país", refirió Carvajal.

 

5025

Piden mayor seguridad. El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) hizo un llamado a las autoridades para que esclarezcan los hechos ocurridos en Tlatlaya e Iguala, y se castigue con todo el peso de la ley a los responsables de tan lamentables sucesos.

Advirtió que la inseguridad y violencia que priva en algunas regiones de México es un factor que incide de manera negativa en la confianza de los inversionistas, que podría restar competitividad al país para atraer capitales, y afectar el entorno económico.

“Un sano entorno económico sólo es viable si está acompañado de un factor clave como es la seguridad”, dijo el presidente del IMEF, Daniel Calleja, en una conferencia de prensa en la que lamentó lo ocurrido en Tlatlaya, Estado de México e Iguala, Guerrero.

Hechos como los ocurridos en esas localidades muestran la necesidad de que la sociedad civil y los gobiernos en sus ámbitos municipal, estatal y federal, trabajen de manera conjunta para enfrentar y resolver los graves problemas que genera la inseguridad, la corrupción y la impunidad.

Siguen flujos. Calleja aclaró que, pese a los lamentables hechos de violencia que se registraron en Tlatlaya e Iguala, no se han interrumpido los flujos de inversión hacia otras entidades federativas y los diferentes sectores productivos de nuestro país.

“La inseguridad, siempre lo hemos comentado, sí es un factor negativo para la confianza de los inversionistas, pero es algo en lo que se ha estado trabajando durante los últimos años y en consecuencia hay inversionistas que creen que sí hay Estado de derecho y mantienen el flujo de Inversión Extranjera Directa al país.”