Los efectos de las regulaciones técnicas al ingreso de mercadería al país impuestas desde diciembre pasado ya se reflejan en las cifras de importación reportadas en la aduana y en la situación de comerciantes que venden algunos de los artículos a los que se aplican las nuevas reglas.

Según el Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador (Senae), en enero de este año las importaciones (CIF, que incluye los costos de flete) no petroleras llegaron a US$1.611,35 millones. En enero del 2013, en cambio, fueron de US$1.797,30 millones. Esto significa una disminución de US$185,95 millones.

La baja en la compra al extranjero fue señalada por el gobierno como uno de los objetivos de la aplicación de las nuevas normas para importar del Instituto Ecuatoriano de Normalización (INEN). Estas fueron dirigidas a diez sectores, entre ellos, los cosméticos, productos de higiene personal, alimentos y ropa.

En negocios de la Bahía, algunos dueños ya empiezan a sentir menos productos importados. Aseguran que los cosméticos y artículos para el aseo personal son los que más faltan y señalan que la razón es porque hay contenedores retenidos en el puerto.

“Vamos a los proveedores y nos dicen que no ha salido la mercadería todavía”, señaló una comerciante, quien prefirió la reserva y tiene su negocio de cosméticos desde hace 40 años en la Bahía.

Prevé que su stock de productos durará hasta marzo. “El pueblo viene a comprar, pero no hay jabones, champús, cremas, ni siquiera el producto colombiano”, se quejó ayer la comerciante, tras asegurar que las ventas han bajado alrededor del 60% y que además los precios han aumentado el 10%.

“Suben porque los importadores deben subirle también, porque pagan bodegaje (de contenedores) en el puerto”, explicó.

Cerca de su negocio, en la calle Malecón Simón Bolívar, está el local del brasileño Sandro Gauvao, quien vende accesorios tecnológicos. Él aseguró que no solicita importaciones de mercadería desde noviembre pasado por el riesgo de que al llegar al país no pueda salir del puerto.

“Tengo temor porque nada está claro con el INEN, y si traigo la mercadería, pierdo más si se queda retenida”, señaló Gauvao, quien lleva 20 años como comerciante en el país.

Observando sus vitrinas aseguró que ya no tiene productos debido a las exigencias a las importaciones y que piensa irse del Ecuador. “Tenía varios negocios, no solo este, uno de ellos era la venta de bicicletas, pero ya no traigo”, mencionó.

293 subpartidas Fueron las primeras en tener exigencias de normas técnicas del INEN para poder ingresar al país.

US$600 millones. Esa es la meta que se espera reducir en importaciones con las medidas tomadas por el Gobierno.