Sala de Inversión. El 21 de noviembre del pasado año, el juez estadounidense Thomas Griesa, ordenó que Argentina debía habilitar US$1.330 millones para saldar el total de la deuda de los llamados “fondos buitre” que se realizaron en el país en 2005 y 2010. 

No obstante, una semana después, el 28 del mismo mes, el fallo ordenado por el juez fue suspendido, quedando la audiencia final para este 27 de febrero en la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

Es por esta razón que el mercado argentino ronda en la incertidumbre para su desempeño en el mes de marzo, el que se anticipa será difícil.

En esta instancia, las partes exhibirán sus argumentos frente al tribunal de Nueva York. La pelea es por una deuda cercana a los US$1.300 millones y donde algunos bonistas reclaman un tratamiento igualitario (Pari Passu) y que se les abone en un solo pago el 100%, y con el dinero destinado a los vencimientos de títulos de quienes entraron.

Los camaristas pusieron en suspensión el fallo de Griesa y convocaron a esta audiencia pública. Habrá que ver si el tribunal ratifica o no el criterio fijado por el juez estadounidense, que falló contra el país, instando a la Argentina a pagar el 100% de la deuda en default.

Para Carlos Alberto Molina, titular de la firma Mayoral Bursátil, es imposible hacer previsiones para el mercado local ahora mismo: “Todo depende de lo que pase este miércoles”, indica.

En tanto, una fuente del sector bursátil que prefiere el anonimato señala que arriesgar un resultado del juicio es prácticamente imposible: “Es un cara o seca; un pleno en el casino flotante”.

Lo cierto es que se estima que la respuesta de la Cámara podría tomar entre uno y tres meses más, y puede ser apelado ante la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos.

La especulación es que dicho tribunal debería tomar la eventual apelación, aunque el carácter de la discusión está acotada sólo a la fórmula con la que se abonará (del 100% de una sola vez, o de manera escalonada) y a la aplicación de las medidas cautelares al Bank of New York y otros agentes de pago.

Más allá de esto, la toma de ganancias que se vio la semana pasada en el Merval “podría continuar de forma más moderada, ya que no hay una fecha específica para que la Cámara de Apelaciones se expida sobre el caso luego de la audiencia de este miércoles”, señala desde Puente, Gastón Sempere, analista del departamento de Research.

El principal indicador de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA) finalizó la semana pasada con una pérdida del 4,70%, y se ubicó en los 3.140,38 puntos. El ajuste de precios llegó luego de fuertes subidas en la semana anterior.

“Más allá de la tendencia de los mercados externos, el Merval encontró un piso cerca del soporte de 38,2% de la serie de Fibonacci, después de haber corregido más de 12% desde el máximo a comienzos de este mes en 3553 puntos”, señala el análisis técnico de la consultora Research for Traders.

Además, “los principales indicadores técnicos (RSI y MACD) se habían ubicado en zona de sobreventa para el corto plazo - agrega -. En los niveles actuales, el Merval debería seguir subiendo, aunque seguirá dependiendo de lo que suceda en el exterior y con el juicio entre Argentina y los fondos holdouts el próximo miércoles”.

Por su parte, Federico Fiscella, administrador de carteras en Rosental, es optimista respecto a la Argentina y señala que más allá de lo que suceda este miércoles, “el resto de las cosas son positivas”.

Pero hay otro motivo que comienza a agregar incertidumbre en la BCBA: el tipo de cambio. “Se habla de un desdoblamiento”, apunta una fuente del mercado, que anticipa problemas para liquidar la soja, el commodity principal de la economía local.

Dejando a un lado las empresas del sector energético, que “necesitan subir tarifas porque tienen insumos dolarizados”, las demás de las cotizadas argentinas continúan con buenas perspectivas, a juicio del analista Federico Fiscella.

“Sobre todo el sector bancario, que es el más rentable del país y por diferencia: los bancos ganan un 30% por año, y tienen fundamentos excelentes por la dinámica del consumo, que continuará en 2013”, explica el mismo experto.

Otra acción que rescata es la de Telecom Argentina (TEO), “que presentó un balance impecable y con buenas perspectivas”, y la de Tenaris (TS), ya que “si bien hay dudas sobre la situación global, presentó también un balance impecable y demuestra ser una empresa con flexibilidad”.