Brasilia. La morosidad ha sido el principal factor que ha impedido a los bancos brasileños reducir las tasas de interés a hogares y empresas, dijo este martes el Banco Central, pese a que los tipos referenciales han caído a mínimos históricos.

El costo promedio del crédito cayó 1,3 puntos porcentuales en 2017, a 21,3%, según un reporte del Banco Central, que se compara con un declive de 6,75 puntos porcentuales de la tasa de interés referencial, Selic. Los diferenciales bajaron en 3,8 puntos porcentuales, a 18,9 puntos porcentuales.

Los incumplimientos, que alcanzaron un 3,2% a fines de 2017, según una medición usada ampliamente, forzaron a los bancos a mantener las tasas de interés altas para cubrir pérdidas potenciales, dijo el Banco Central.

Los incumplimientos provocaron diferenciales bancarios promedio de 37,4% en 2015-2017 y fueron el mayor contribuyente para elevar los costos del crédito a los consumidores. Otros motivos fueron costos administrativos, impuestos y márgenes financieros, mostró el informe del Banco Central.

Los diferenciales bancarios han permanecido altos en Brasil, pese a esfuerzos gubernamentales de años para reducirlos.

En 2016, Brasil figuró entre los países con un sector bancario más saturado, dijo el Banco Central, junto a Australia, Canadá, Francia, Holanda y Suecia.