Sao Paulo. El índice de inflación general de Brasil subió menos de lo esperado en octubre porque los precios mayoristas de los alimentos recortaron sus avances recientes, según cifras publicadas el martes.

El índice IGP-M subió un 0,02% en octubre, menos que el 0,97% de septiembre, informó el instituto privado de investigación económica Fundación Getulio Vargas.

Se esperaba un alza de un 0,10%, según la mediana de los pronósticos de 25 economistas encuestados por Reuters.

Las estimaciones oscilaron entre incrementos de un 0,01% y de un 0,23%.

Las cifras sugieren que los precios de los alimentos, que subieron abruptamente en los últimos meses tras la grave sequía en Estados Unidos y del desfavorable clima en Brasil, pronto dejaran de impulsar los costos para los consumidores de la mayor economía de América Latina.

El componente mayorista del IGP-M, que representa cerca de un 60% del índice general, bajó un 0,20% en octubre, lo que se compara con el incremento de un 1,25% del mes anterior.

La soja y el maíz encabezaron la baja de los precios minoristas. Las cifras del IGP-M mostraron que los costos del mineral de hierro también cayeron este mes.

El componente de los precios al consumidor, que tiene un peso de un 30% en el índice, subió un 0,58%, lo que superó el incremento de un 0,49% de septiembre.

La publicación del IGP-M normalmente se produce antes de la del índice de precios al consumidor IPCA, el indicador de referencia de Brasil.

La agencia gubernamental de estadísticas presentará el IPCA de octubre el 7 de noviembre.