Sao Paulo. La actividad económica de Brasil cayó en junio por primera vez desde diciembre del 2008, dijo este miércoles el Banco Central, en una nueva señal de que la mayor economía de Latinoamérica se está desacelerando más de lo previsto.

El índice de actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil cayó 0,26% en junio frente a mayo, en su primer declive desde que el país cayó en recesión en los momentos más álgidos de la crisis financiera global del 2008.

Estas cifras acompañan las señales de que las alzas de tasas de interés del Banco Central y la restricción del crédito finalmente están poniendo frenos a la fuerte expansión económica del país.

Débiles datos de producción industrial y ventas minoristas en las últimas semanas han generado preocupaciones respecto a que la economía podría estar perdiendo fuerza más rápido que lo esperado inicialmente.

"El tema de fondo es que al parecer la economía se desaceleró mucho más de lo anticipado en el segundo trimestre", escribió en una nota a sus clientes el economista de Goldman Sachs Paulo Leme.

"Las condiciones iniciales para la actividad son peores incluso antes de considerar el riesgo de choques contractivos provenientes del exterior", añadió.

Tasa de interés. El Banco Central también revisó a la baja la tasa de crecimiento de la actividad económica de Brasil de mayo respecto a abril a 0,05% desde 0,17% informado originalmente.

Según el economista de Barclays Capital, Marcelo Salomon, las revisiones del Banco Central recortaron casi un tercio de punto porcentual la cifra de crecimiento del período entre enero y mayo del 2011.

Leme afirmó que los datos, junto a los temores a una desaceleración económica global, aumentaron las posibilidades de que el Banco Central mantenga sin cambios la tasa de interés en su reunión de política monetaria del 31 de agosto en vez de elevarla, como estimó previamente Goldman Sachs.

El Banco Central ha subido la tasa de interés referencial, Selic, cinco veces en lo que va del año a 12,5% anual, para tratar de contener la inflación, que se ha acelerado a su mayor ritmo en seis años.

Los rendimientos de los contratos futuros de tasas de interés se hundieron el miércoles por preocupaciones de que la actividad económica de Brasil se esté desacelerando a un mayor ritmo que el esperado. Los inversores usualmente reducen la tasa cuando esperan que la actividad económica pierda fuerza.

El rendimiento del contrato de la tasa para enero del 2013, uno de los más negociados de la sesión, cayó a 11,79% desde 11,86% en la rueda previa.