Lima. El Índice de Precios al Consumidor de Perú registró un alza de un 0,25% en febrero, debido a un aumento en el alquiler de viviendas, el precio de los combustibles y tarifas de energía y los costos de la educación, dijo este jueves el Gobierno.

El dato se compara con el alza de enero de un 0,13% y de un 0,32% registrado en febrero del año pasado.

En términos anualizados, la inflación a febrero se desaceleró a un 1,18%, la tasa más baja desde mayo del 2010, dijo el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), muy cerca del piso del rango meta del Banco Central de entre un 1% y 3%.

En el 2017, Perú cerró con una inflación de un 1,36%, la menor en ocho años, ante la debilidad de la economía local por desastres naturales y un escándalo de corrupción que frenó las inversiones públicas y privadas en infraestructura.

En el detalle de la inflación por sectores, los precios del rubro de alojamiento, electricidad y combustibles treparon un 1,28% en febrero; y el servicio de educación avanzó un 0,29%, debido a un aumento de las tarifas de energía y un alza estacional en el precio de las matrículas escolares.

El sector de Alimentos y Bebidas, el de mayor peso en el cálculo del índice, subió por su parte un 0,10% en febrero por los mayores precios de las legumbres y de algunos tubérculos como la papa, que se recuperaron tras sufrir una caída el año pasado, por una huelga a inicios de enero.

La autoridad monetaria mantuvo estable en febrero su tasa de interés de referencia, tras haberla recortado el mes anterior, a pesar de una desaceleración de la inflación y la economía creciendo por debajo de su potencial.

El Banco Central ha estimado que la inflación anualizada a marzo se desaceleraría a un 1%, por un efecto base de comparación ya que en marzo del 2016 la inflación se aceleró por los efectos del fenómeno de El Niño Costero.