El índice de precios al productor (IPP) de Estados Unidos subió  0,4 % en junio y aumentó 1,9 % en los últimos doce meses, informó este miércoles el Departamento de Trabajo.

En mayo el IPP había bajado  0,2 % y la mayoría de los analistas había calculado un incremento del 0,3 % para junio.

Si se excluyen los de alimentos y energía, que son los precios más volátiles, la inflación subyacente en el IPP de junio fue del 0,2 %.

El mes pasado los precios de los bienes aumentaron  0,5 %, encabezados por el mayor aumento del 2,1 % en los precios de los combustibles, el mayor desde febrero de 2013.

Los precios de los alimentos bajaron  0,2 % el mes pasado al tiempo que los precios de los servicios subieron 0,3 %.

El informe añadió que el índice de precios en gastos de consumo -una medida de la inflación a la cual presta mucha atención la Reserva Federal en su política monetaria- subió 0,5 % en junio y aumentó 2,2 % en un año.