Sao Paulo. El indicador más amplio de inflación de Brasil subió un 1% en febrero, una aceleración desde el avance del 0,79% registrado el mes anterior, en la más reciente señal de que las presiones inflacionarias se mantienen fuertes.

El avance del llamado Indice General de Precios de Mercado (IGP-M) de Brasil igualó en febrero al alza del 1% que esperaban los analistas consultados por Reuters, cuyas estimaciones oscilaron entre un avance del 0,93% y del 1,17%.

Se espera que el Banco Central suba la tasa de interés referencial Selic por segunda vez en el año la próxima semana, mientras aumenta la preocupación de que el fuerte gasto gubernamental del año pasado y la creciente demanda del consumidor hayan causado un recalentamiento de la economía local.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) subió un 0,97% en el mes hasta mediados de febrero, luego de avanzar un 0,76% en el mes hasta mediados de enero, mostraron en la semana datos del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El índice IGP-M es observado de cerca por los analistas e inversores porque entrega una visión amplia sobre los precios mayoristas y al consumidor en la mayor economía de Latinoamérica.

También permite a los inversores observar la tendencia de precios en la industria de la construcción brasileña, que está pasando actualmente por un período de bonanza.