El alza del primer semestre se logró luego de que el índice cerrara con un alza del 1,8% en junio, con mejoras del 1,8% en el sector privado registrado, del 2,7% en el sector público, y del 0,4% en el sector privado no registrado.

En los seis primeros meses, los salarios de los trabajadores registrados aumentaron 13,9%, mientras que los del sector público y los trabajadores "en negro", 12,6%.

Un reciente análisis realizado por la consultara Synopsis, en base a datos oficiales, sostuvo que "en los últimos acuerdos salariales, el promedio de subas de los meses de junio y julio estuvo más cerca del 25% que del 20% que caracterizó a los acuerdos salariales del primer trimestre", impulsados por una perspectiva de mayor inflación.

Además, "con más del 90% de las negociaciones paritarias ya concluidas", el proceso se destacó por "la inclusión de cláusulas de ajuste por inflación que permiten asegurar que los aumentos salariales no queden desfasados", como así también el pago de estos acuerdos en hasta tres cuotas pero en las cuales, las dos primeras, se llevan el 90% del incremento pactado.