Sala de Inversión.  Los datos positivos en el contexto macroeconómico de Estados Unidos han impulsado fuertemente el mercado accionario, antecedente que permitió que el índice Dow Jones siga en rally alcista, y lograra romper la semana pasada, el máximo de 14.194 puntos que había alcanzado en octubre de 2007

Para el S&P500, la tendencia ha sido igualmente alcista y durante las últimas semanas, en las que se ha podido observar que se encamina para muchos analistas a superar o, al menos, poner a prueba, techo histórico de 1.575,50 puntos logrado en la misma fecha.

Detrás de la consistente subida en los mercados de acciones estadounidenses, se encuentra como fundamento principal la política monetaria expansiva llevada a cabo por la Reserva Federal durante los últimos tiempos.

Si bien varios oficiales del Comité de Política Monetaria (FOMC) de la entidad han indicado que esta debería revertirse antes de lo anunciado, para evitar presiones inflacionarias y otras distorsiones sobre la economía, la posición de su titular, Ben Bernanke, se ha mantenido firme al respecto.

El funcionario sostuvo al testificar frente al Senado semanas atrás, que mantener la línea de la actual política monetaria es fundamental para consolidar la recuperación económica reciente en los Estados Unidos.

A esto se suma que el viernes pasado se conoció el resultado del mercado laboral en el país para febrero en el que se vio un incremento de 236.000 puestos de trabajo, lo que superó ampliamente la expectativa de los analistas y el dato previo, dando un impulso adicional a los mercados de acciones.

Sin embargo, el reporte mostró que existieron ciertos factores preocupantes, como ser la caída en la tasa de actividad a su mínimo de los últimos 32 años. Esto, si bien permitió que el nivel de desempleo bajara del 7,90 al 7,70%, continúa representando un elemento muy desfavorable para la economía estadounidense.

El próximo fundamento importante para las acciones saldrá de la reunión del FOMC el 20 de marzo.

Los inversores deberán estar pendientes de lo que se anuncie allí para tener una idea de si la posición contraria a la política monetaria actual toma predominio entre los demás oficiales o si sigue primando la de Bernanke.

Desde el punto de vista del análisis técnico, el máximo en 1.575,50 puntos es el nivel de referencia más claro en la actualidad para el índice S&P500. Si ese nivel fuera superado, no habrá parámetros claros del límite que podrían tener y operará en máximos históricos.

En cambio, los retrocesos más interesantes pueden ubicarse sobre la línea que va desde los mínimos de agosto de 2011.