Tokio. El índice Nikkei cayó un 1% este viernes, dañado por la cotización del yen cerca de un máximo de 15 años contra el dólar, así como por una toma de beneficios luego de que el Banco de Japón relajó su política monetaria esta semana y provocó un descenso en las acciones.

Los inversores se mostraron interesados en deshacer posiciones antes de las cifras clave de empleo de Estados Unidos, que se anunciarán más tarde y que proporcionarán pistas sobre la reanudación de las medidas cuantitativas por parte de la Reserva Federal.

"El alza del yen está poniendo claramente mucha presión sobre las acciones. Además, las acciones estadounidenses han tenido un límite últimamente, lo cual es otro factor que deprime al Nikkei", dijo Yutaka Miura, asesor técnico de Mizuho Securities.

"El mercado está observando si Japón intervendrá luego de la reunión del Grupo de los Siete para evitar que el yen se afirme más. Si el yen avanza más y Wall Street cae después del G7, entonces el Nikkei sufrirá un golpe duro", agregó.

El índice Nikkei cerró con baja de 95,93 puntos, un 0,99%, a 9.588,88.

A pesar de la caída de este viernes, el Nikkei ganó un 2% en la semana, su mejor comportamiento semanal desde mediados de septiembre, gracias a que el BOJ este martes recortó la tasa de interés virtualmente a cero y prometió inyectar más fondos en el sistema.

El yen se negociaba a 82,40 unidades por dólar, no muy lejos del mínimo en 15 años que tocó este jueves a 82,11 yenes.