Tokio.  El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió este miércoles un 0,7% por arreglos de carteras antes del final del primer semestre fiscal en Japón, pero recortó ganancias tempranas al diluirse el retroceso del yen y encontrar un fuerte nivel de resistencia.

Un impulso adicional para el referencial provino de la pobre perspectiva para diciembre en el sondeo "tankan" del Banco de Japón, que según algunos operadores podría aumentar las expectativas de que el banco central discuta más medidas para relajar su política monetaria en su próxima reunión.

"El 'tankan' resultó como se esperaba, mostrando una mejoría en el corto plazo y una perspectiva sombría para más adelante. Eso sólo incrementó las expectativas de una mayor relajación monetaria por parte del Banco de Japón", dijo Mitsushige Akino, jefe de administración de fondos de Ichiyoshi Investment Management Co.

"Pero una mayor ganancia en el mercado fue limitada porque el yen se mantiene persistentemente fuerte", agregó.

El índice Nikkei cerró con un alza de 63,62 puntos, a 9.559,38, por debajo del nivel de resistencia de 9.660. El más amplio Topix ganó un 0,5%

Esta semana marca el fin del semestre abril-septiembre en Japón, y algunos analistas dijeron que las compras para retocar carteras, o compras por parte de administradores de fondos de algunos de los papeles con mejor desempeño en el trimestre para reforzar sus carteras, dieron soporte al mercado.

Algunos analistas citaron también compras de acciones japonesas por parte de un fondo de pensión estadounidense.