Río de Janeiro. La industria brasileña aumentó en julio su producción y redujo la ociosidad del sector al menor nivel para ese mes en los últimos cuatro años, informó la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

La patronal de la industria brasileña aseguró que la producción volvió a subir en julio, tal y como ocurrió en junio, al alcanzar 52,2 puntos y recuperarse por completo de la caída que registró en mayo, cuando la huelga nacional de camioneros provocó una fuerte contracción.

Siempre que el índice supera las 50 unidades, muestra un aumento de la producción.

Según la CNI, el aumento de la producción provocó que la capacidad instalada de la industria brasileña subiera el mes pasado hasta el 68%, el mejor resultado para un mes de julio en cuatro años y el nivel más alto desde noviembre del año pasado, cuando también fue del 68%.

La patronal de la industria brasileña aseguró que los números de julio muestran una recuperación todavía moderada del sector.

El uso de la capacidad instalada fue mayor en las grandes empresas (73%), al superar a las medianas y pequeñas empresas que alcanzaron 66% y 60%, respectivamente.

"Estamos en el inicio del segundo semestre del año, cuando acostumbra a haber un aumento en la actividad. Pero el resultado de julio de este año fue más fuerte que el de 2017 y mejor que los de 2014, 2015 y 2016, cuando la producción bajó debido a la crisis", destacó la CNI.

El uso de la capacidad instalada fue mayor en las grandes empresas (73%), al superar a las medianas y pequeñas empresas que alcanzaron 66% y 60%, respectivamente.

El informe también reflejó una mejora en el optimismo de los empresarios en julio.

La intención de invertir aumentó luego de cinco meses consecutivos de caída.

Las perspectivas para el empleo en el sector siguen a la baja.

El indicador del número de empleados se situó en los 48,5 puntos, por debajo de los 50, que separa la caída del aumento en el empleo.

La CNI realizó el informe del 1 al 13 de agosto con base en un estudio a 2.257 empresas, de las cuales 932 son pequeñas, 798 medianas y 527 grandes.

La industria brasileña se recupera a marcha lenta de la recesión económica del país, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) cayó 7 puntos en 2015 y 2016, lo cual afectó al sector, cuya producción se contrajo en 2014 y 2016.

En 2017, la industria brasileña aumentó su producción un 2,5% y contribuyó a que el PIB del país se expandiera un 1%.