Brasilia. La actividad de la industria brasileña se contraerá un 1,5% este año en relación a 2013, pero el sector confía en que durante 2015 tendrá una recuperación cercana al 1%, informó la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

Los datos aparecen en un informe coyuntural presentado por el organismo patronal, que prevé un crecimiento de la actividad económica si se lleva a cabo el ajuste fiscal prometido por el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, reelegida en octubre pasado.

El ajuste, cuyos detalles aún no han sido totalmente explicados, persigue una importante reducción del gasto público, lo que, según la CNI, pudiera ayudar a recuperar la confianza de los industriales y provocar un aumento de las inversiones en el sector.

"La recuperación de la política económica y, en especial, el cumplimiento de las metas fiscales y un reajuste de los precios y la tasa de cambio, restablecerán las señales de mercado necesarias para una mejora de la confianza de los agentes productivos", indica el informe.

Según el documento, si esos objetivos se cumplen, se debe esperar una "retomada de la producción industrial y de las inversiones en la segunda mitad del año próximo".

La CNI destacó que el aumento de la competitividad del país en los mercados externos depende de la "recuperación de la confianza de los agentes económicos", pero también de una rebaja de los costes de producción.

La patronal añade que, durante el nuevo mandato que Rousseff comenzará el 1 de enero próximo, el Gobierno deberá favorecer "la creación de un ambiente más favorable a los negocios, con una regulación de calidad y absoluta seguridad jurídica".

En ese sentido, agrega que será necesario llevar adelante una reforma tributaria que reduzca el peso de los impuestos en sectores productivos, y establecer mecanismos de financiación a largo plazo, con una reducción del coste de las inversiones.