La industria brasileña tuvo el peor desempeño en 2012 entre las 25 economías emergentes del mundo y las más importantes en América Latina, según un estudio de la consultora británica "Economist Intelligence Unit" (EIU), divulgado este domingo por el diario "Folha de Sao Paulo".

El año pasado la producción de la industria brasileña cayó 2,6%, la más pronunciada entre el grupo de países emergentes del planeta, lejos del segundo país con peor rendimiento industrial, Egipto, cuya industria se contrajo 1,9% el año anterior, según el informe.

La industria brasileña, como componente del producto interno bruto (PIB) del país, que además de la producción de bienes manufacturados también incluye sectores como la construcción y la electricidad, registró la mayor caída en el mundo emergente, con un retroceso de 0,8% el año pasado.

Según varios expertos, las cifras confirman que los problemas domésticos de Brasil han tenido una mayor influencia en la trayectoria negativa de la industria que la crisis externa.

"Estos datos son muy preocupantes. La crisis externa existe y ha afectado a todos los países, pero en Brasil los números fueron peor que en los demás", destacó el director de política económica de la Confederación Nacional de Industria (CNI), Flávio Castelo Branco, citado por el diario local .

El analista de EIU, Robert Wood, apuntó que la expansión del comercio mundial de productos manufacturados se redujo de 6,3 a 2,5% el año pasado y que ello ha afectado a "los países con baja competitividad, como Brasil, que han sufrido más".

La contracción de la industria brasileña en 2012 contrasta con la notable expansión de la industria en algunos países asiáticos.

El rendimiento también fue menor que en los principales mercados de América Latina, e incluso los países emergentes de Europa, una región que se encuentra en el epicentro de la crisis internacional.

En 2013 la industria brasileña debe tener un mejor desempeño, según los economistas, sin embargo los datos publicados indican una recuperación todavía frágil.

"Este año va a ser mejor, pero se trata de una recuperación débil, teniendo en cuenta el resultado muy malo en 2012", agregó Castelo Branco.