La producción industrial en Brasil subió 0,1% en febrero pasado en comparación con enero, aunque registró un descenso del 0,8% en la comparación anual, informó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

En enero pasado, la producción de la industria avanzó 1,4%, con lo que puso fin a 34 meses consecutivos de resultados negativos en este tipo de comparación.

De acuerdo con el reporte, en los últimos 12 meses hasta febrero, la producción industrial registró un descenso del 4,8% en Brasil, al mantener el ritmo de descenso que tiene desde junio de 2016.

En el acumulado de los dos primeros meses del año, el indicador avanzó 0,3%.

"La industria está mostrando que lo peor, con caídas consecutivas, quedó atrás. Pero no se puede decir que el sector inició una recuperación. La lectura para la industria es de estabilidad", destacó el IBGE.

De enero a febrero, mejoraron su producción 13 de los 24 sectores analizados, al destacar el de vehículos, remolques y carrocerías con 6,1%; máquinas y equipamientos con 9,8%; y petróleo y biocombustibles con 2%.

Entre los sectores que redujeron su producción estuvo la industria de productos alimentarios, con una baja de 2,7%.

A su vez, el ramo de perfumería, jabones, artículos de limpieza e higiene personal disminuyó 3,7%, mientras que celulosa, papel y productos de papel lo hizo en 5,6%.

La industria brasileña es uno de los sectores más afectados por la crisis económica que vive el país, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) cayó 3,8% en 2015, el peor resultado en 25 años, y 3,6% en 2016, con lo que encadenó por primera vez dos años seguidos negativos desde 1931.

La crisis se agrava con el aumento del desempleo, que roza los 13 millones de personas en el país sudamericano, y una tasa básica de interés que llegó al 14,25% en 2016.

El Banco Central (BC) de Brasil intentó con este nivel en la tasa de interés frenar la inflación, que alcanzó el 10,67% en 2015, aunque encareció y restringió el acceso al crédito e hizo disminuir el consumo interno.