Brasilia. La economía de Brasil crecerá en 2014 un 1,8%, con una inflación que cerrará el año en un 6,4%, según un informe difundido hoy por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

Las nuevas previsiones recortan el crecimiento que ese organismo patronal proyectaba hasta diciembre pasado, que era del 2,1%, así como aumentan del 6% al 6,4% las expectativas de inflación.

También ha sido recortada la previsión de aumento de la inversión en el sector industrial, que hasta diciembre pasado se situaba en un 5% y en el informe divulgado hoy ha sido calculada en un 2,5%.

Según la CNI, el año "comenzó con algunos resultados positivos, como un crecimiento de la producción industrial", pero "también con claras señales de alerta para la economía brasileña".

En ese sentido, el informe cita "la tendencia a la aceleración de la inflación" y una "reducción acentuada del saldo en la balanza comercial".

En relación al comercio exterior, la patronal industrial previó que las exportaciones del sector llegarán a US$240.000 millones este año, frente a unas importaciones que calculó en unos US$238.500 millones.

La CNI critica "el largo ciclo de alza de los intereses", que se sitúan en un 11% anual, la adopción por parte del Banco Central de "políticas de apriete monetario intenso", el fin de las exenciones tributarias en el sector automotriz y el encarecimiento de los precios de la energía, entre otros factores.

Según la patronal, "el escenario de incertidumbre con la economía reduce la confianza del empresario" y "su disposición a invertir", lo cual considera como "una variable crítica para acelerar el crecimiento en el corto plazo".