La anterior gestión acabó con una inflación de 5,19%, casi tres puntos porcentuales por debajo de lo previsto (5,5%), en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2014, según una publicación del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide este indicador, se calcula con la base establecida en 2007 en las ciudades capitales, además de la urbe alteña. En el último mes de 2014, la variación porcentual alcanzó a 0,84% respecto a noviembre. Esto fue producto del encarecimiento de los precios en alimentos y bebidas no alcohólicas (1,17%), transporte (1,61%), restaurantes y hoteles (0,53%).

En diciembre hubo un incremento en el precio del tomate (14,49%) respecto a noviembre. Luego estuvo la arveja (13,20%); el servicio de transporte interdepartamental (29,34%); la papa (1,60%); alquiler de la vivienda (0,94%); cebolla (4,04%); leche pasteurizada (6,74%) y servicio de transporte interprovincial (6,97%).

5291

 

En el otro extremo están los productos que bajaron de precio en el último mes del año. Están la carne de pollo (3,41%); el queso criollo (8,46%); el pimentón/morrón (20,64%); la haba (5,58%); el locoto (7,91%) y el sábalo (5,48%).

Las ciudades capitales más inflacionarias del país son Tarija, Potosí, Cochabamba, Sucre. Después están Trinidad, Oruro, Santa Cruz, La Paz y Cobija. En 2012 la inflación cerró en 4,54%. Un año después finalizó en 6,48%. La previsión es que en 2015 llegue a 5%. El índice de inflación anual es vital para que el Ejecutivo determine cuál será el incremento salarial en la presente gestión.