La inflación interanual en México cayó a un nuevo mínimo histórico de 2,76% en la primera mitad de julio, pese a una fuerte depreciación de la moneda local en las últimas semanas, según datos oficiales publicados el jueves.

La tasa más baja hasta ahora había sido el 2,82% de la segunda quincena de mayo. Analistas en un sondeo previo de Reuters esperaban una tasa del 2,87%, sin cambio frente a la segunda mitad de junio.

La cifra se ubicó debajo del objetivo de inflación del Banco de México de 3%, más o menos un punto porcentual.

En los primeros 15 días de julio, el índice de precios al consumidor subió un 0,09%, menor al 0,17% esperado por analistas en la encuesta, según cifras del instituto nacional de estadística y geografía, INEGI.

El índice subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina algunos productos de alta volatilidad, subió un 0,10% en el periodo, también por debajo de los pronósticos.

En el periodo se observaron aumentos moderados en los precios de algunos alimentos y de servicios así como una caída en algunas mercancías, precisó el INEGI.