Ciudad de México. La inflación de México se desaceleró en septiembre más de lo esperado por analistas, por una baja en los precios de productos agropecuarios y de tarifas autorizadas por el Gobierno, según cifras divulgadas el lunes por el instituto nacional de estadísticas, INEGI.

La inflación interanual se ubicó en un 6,35% hasta septiembre, menor al 6,48% estimado en un sondeo previo de Reuters, y al 6,66% que registró hasta agosto.

Solo en el mes, el índice subió un 0,31%, mientras que el indicador subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina artículos de alta volatilidad, creció un 0,28% para una tasa anual del 4,80%.

A finales de septiembre, el banco central de México mantuvo su tasa de referencia en 7,00% citando expectativas de que los efectos de los sismos y huracanes que azotaron al país recientemente serían temporales y moderados sobre la actividad económica y la inflación.

La entidad dijo que la inflación general parecía haber alcanzado su techo, y que esperaba que mantuviera una tendencia de baja.

En septiembre, las tarifas autorizadas por el Gobierno cayeron un 1,12% y los precios de frutas y verduras bajaron un 0,41%, dijo el INEGI.