La inflación de Uruguay llegó al 5,31% en los 12 meses a junio, según datos oficiales publicados el miércoles, su nivel anual más bajo en más de 11 años.

A su vez, el Índice de Precios al Consumo (IPC) del país sudamericano se ubicó por cuarto mes consecutivo dentro del rango meta oficial de entre 3% y 7%, tras casi siete años por encima del techo.

En lo que va de 2017, el indicador acumula un alza del 4,33%. La tasa anual registró su valor más bajo desde diciembre de 2005, cuando marcó un 4,9%.

En la medición mensual, la inflación minorista de Uruguay se aceleró apenas un 0,15% en junio, por debajo de las previsiones de los analistas de un alza de 0,52% y tras el avance de 0,13% de mayo.

En el incremento de los precios incidió la suba en el valor de alquileres, medicamentos y la atención privada de la salud, así como en seguro de automóviles.

Sin embargo, el alza del IPC fue amortiguada por una disminución generalizada en el precio de los alimentos, como pollo, frutas y hortalizas.

Las autoridades uruguayas prevén que la inflación cerrará 2017 en un 6,4%, mientras que el mercado proyecta que los precios aumentarán un 6,8%.