El Observador de Uruguay. Los precios al consumo volvieron a acelerar su ritmo de aumento en el inicio del año, aunque se mantuvieron dentro del rango objetivo trazado por las autoridades.

La suba de tarifas y el aumento de algunos alimentos estuvieron detrás de esa aceleración.

La inflación anual trepó a 6,67% en enero, por encima del registro de 6,55% que dio cierre al último año. Solo en el primer mes del año, el aumento del costo de vida fue de 2,7%.

Se trata de un registro mensual alto, pero engañoso. En diciembre los precios al consumo habían bajado 0,3%. Esta caída seguida por un salto se explica por el efecto de UTE Premia, la bonificación que realiza el ente energético en el cual reduce la tarifa por única vez al cierre del año.

En el último mes se destacó la suba de 10,8% en el precio de la fruta y 4% en las legumbres y hortalizas.

En el caso del transporte se destaca el aumento de la nafta (9,2%) y ómnibus local (5%). En cuanto a los servicios de comunicación, la suba de los servicios de internet de 14,5% resulta significativa.

Los juegos de azar se encarecieron 16,7% como parte del ajuste fiscalprevisto en la última Rendición de Cuenta.