Londres. El índice de precios al consumidor de Gran Bretaña creció 0,2% mensual en mayo, tras un incremento de 0,6% en abril, dijo la Oficina Nacional de Estadística, ayudado por un menor costo de los alimentos.

En términos interanuales, los precios ascendieron en 3,4% contra 3,7% del mes anterior. Este descenso avivó las esperanzas de que la inflación está retrocediendo.

Las previsiones del mercado eran de una subida de los precios de 0,3% mensual y de 3,5% interanual.

"Los datos de mayo posiblemente marquen el comienzo de una gradual tendencia a la baja en la inflación", dijo Andrew Goodwin, consejero económico de Ernst & Young.

"Los factores temporales que han mantenido la inflación por encima de 3% desde el inicio del año están comenzando a desaparecer, y el volumen enorme de capacidad ociosa en la economía posiblemente empiece a ser cada vez más influyente", agregó el analista.