En Argentina no se descansa nunca dicen quienes han visitado el país, y al paracer en el plano económico sucede lo mismo, puesto que la inflación proeyctada para el cierre de 2010 tiene trabajando a varios economistas y de distintas posiciones, donde unos la sitúan en 40% y otros en 20%.

"El consenso inflacionario para 2011 está partido", es la principal hipótesis de un informe realizado por economistas del Banco Ciudad.

"En un tramo, se alistan los que ponderan mayormente la insólita expansión monetaria y fiscal, el eventual recalentamiento de la discusión salarial y las expectativas inflacionarias en ascenso. Para este grupo, la inflación del año próximo no podría bajar nunca del 35%-40%", informa Clarin.

"Del otro lado se alistan los que ponderan el impacto disciplinador del tipo de cambio sobre una porción sustancial de la canasta de bienes del IPC. Para este grupo, la inflación podría estabilizarse cerca del 20%", detallan.

De acuerdo al argumento de éste último grupo de economistas, la inflación para el cierre de 2010 será más que movida. De esa forma grafican el aumento de la carne (subió 27% en octubre), los incrementos tarifarios en luz y gas (cuando dejarán de estar vigentes los subsidios implementados en el Gobierno) y la propia inercia inflacionaria, consiga el mismo medio.

El estudio elaborado por el Banco Ciudad es crítico respecto del tipo de cambio que existe con el dólar

"La estabilidad cambiaria está evitando una aceleración del proceso inflacionario pero no logra frenarlo", agregando que "nadie en el gobierno se siente responsable, ni siquiera preocupado, por la tasa de inflación y eso tiende a 'desanclar' las expectativas inflacionarias, que ya rondan el 30% anual".