La inflación en Bolivia cerró 2012 en 4,54%, una tasa menor a 6,9% del año previo y al rango meta del banco central, informó tarde este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El ente estatal dijo en un comunicado que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) registró en diciembre de 2012 una variación porcentual positiva de 0,53% respecto a noviembre, debido al alza en los valores de alimentos - como la papa y legumbres - y del servicio de transporte interprovincial.

La inflación en Bolivia se situó en 7,18% en 2010 y el índice de precios registró una leve disminución en  2011, cuando llegó a 6,9%. Para 2012 se había previsto un objetivo de 5%.

La desaceleración de la inflación responde a una política de estricto control sobre la oferta interna por parte del Gobierno izquierdista del presidente Evo Morales, que ha montado una red de acopio de alimentos básicos para mantener una relativa estabilidad de los precios al consumidor.

"Nos hemos logrado mantener aislados del problema internacional, creo que es uno de los primeros logros de la economía boliviana en el 2012", destacó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

"No queríamos que la crisis internacional afecte a los bolsillos de la gente y eso es exactamente lo que la gente ha percibido. No habido deterioros en la economía de la familia, como ha ocurrido en Brasil, en Argentina, en Perú, en varios países donde ha habido cierto deterioro en los bolsillos de las familias", agregó.

Para 2013, Bolivia prevé una inflación de 5% y un crecimiento económico de 5,5%, una proyección similar a la estimada para el año anterior.