Sao Paulo. La inflación de Brasil se desaceleró en el mes hasta mediados de octubre, como se esperaba, lo que reforzó el argumento del Banco Central de que las alzas de precios se moderarían pese a la reducción de la tasa de interés.

El referencial índice de precios IPCA-15 de Brasil subió un 0,42% en el mes terminado el 15 de octubre, desacelerándose desde el mes anterior, dijo este jueves la agencia oficial de estadísticas IBGE.

Se esperaba que el índice mostrara un avance del 0,44%, según la mediana de las previsiones de 18 economistas consultados por Reuters, tras marcar un alza del 0,53% en los 30 días terminados el 15 de septiembre.

El dato se conoce un día después de que el Banco Central recortó nuevamente su tasa de interés referencial, Selic, en medio punto porcentual, dejándola en un 11,50%, al apostar a que la desaceleración global ayudará a moderar las presiones inflacionarias.

Aún así, los precios al consumidor subieron un 7,12% en los 12 meses hasta mediados de octubre, bastante por sobre el techo del rango de la meta del Banco Central de un 6,5%.

La inflación de 12 meses había marcado un 7,33% en los 12 meses hasta mediados de septiembre.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, ha dicho que espera que la inflación se desacelere tras alcanzar su nivel máximo en septiembre, en la medida en que la actividad en el país y en el exterior se enfría.

Sin embargo, los analistas continúan escépticos de que el Banco Central logre llevar la inflación nuevamente al centro de la meta, que es de un 4,5%.