Sao Paulo. La inflación en Brasil se aceleró más de lo esperado en un mes hasta la mitad de abril, un resultado que no evitaría que el banco central recorte las tasas de interés hasta sus mínimos históricos, pero que podría encender las alarmas sobre el panorama de precios para el resto del año.

Los servicios no transables como los arriendos, peluquería y los salarios de amas de llaves han subido de precio, impulsados por el crecimiento de los salarios reales en momentos en que el desempleo del sector servicios se ubica cerca de sus mínimos históricos.

El referencial índice de precios al consumidor IPCA-15 de Brasil subió un 5,25% en 12 meses hasta el 15 de abril, por debajo del 5,61% en un año hasta la mitad de marzo, pero casi estable respecto al 5,24% hasta fines de marzo, dijo el martes la agencia gubernamental de estadísticas IBGE.

El dato podría representar un desafío para las autoridades, que están reduciendo agresivamente los costos de endeudamiento para ayudar al sector manufacturero, pero analistas dijeron que el impacto a corto plazo de una inflación más alta sobre la política monetaria es desconocido, dado que el Banco Central está centrado en el crecimiento económico.

El Banco Central de Brasil rebajó su tasa de interés referencial en 75 puntos básicos a un 9% la semana pasada, apenas por sobre un mínimo histórico de un 8,75%, y dio señales de nuevos recortes.

Reducir una de las tasas de interés más altas del mundo, un legado de la batalla del país contra la hiperinflación durante las décadas de 1980 y 1990, también es una prioridad máxima para la presidenta Dilma Rousseff.

"Si el Banco Central quiere ajustar las tasas (a la baja), no lo hará para agosto, lo hará ahora. Luego, si tiene que volver a subir las tasas, lo hará desde una base más baja", dijo Inês Filipa, economista jefa de Icap Brasil, agregando que un sombrío escenario internacional podría ayudar a compensar el alza en los precios domésticos.

Analistas esperarán a las minutas de la reunión del Banco Central, que serán publicadas el jueves, para tener una visión más clara sobre el futuro de la política monetaria.

El banco, que tiene como meta una inflación anual del 4,5%, ha dicho que los precios al consumidor caerán de un máximo de siete años del 6,5% en el 2011 hasta su meta para fines de año. El banco ha recortado las tasas en 350 puntos básicos desde agosto.

El pronóstico inflacionario del banco es discutidos por los analistas, que ven que la inflación se estabilizará en un 5,1% este año y se acelerará hacia el 2013, mientras la economía gana potencia.

"Veremos quién está en lo correcto, el Banco Central o el mercado", dijo Alessandra Ribeiro, economista de Tendencias Consultoría.

El índice de precios avanzó un 0,43% en un mes hasta el 15 de abril, desde un alza del 0,25% en el mes hasta mediados de marzo y por sobre la mediana de expectativas del mercado de un avance del 0,37%.

Los gastos personales, como peluquería y salarios de amas de llaves, subieron un 1,43%, tras un avance del 0,60% en la entrega anterior.

Los precios de las casas también subieron, liderados por los arriendos, que crecieron un 0,82% después del 0,45% en un mes al 15 de marzo.

Los costos de los alimentos subieron un 0,31% tras un alza del 0,22% en el mes previo. Los precios del transporte, como la gasolina y los boletos de bus, subieron un 0,05%, tras elevarse un 0,11% en el mes hasta mediados de marzo.

Los costos de la educación avanzaron un 0,05%, bastante por debajo del 0,51% en el periodo anterior.