Sao Paulo. El principal índice de precios al consumidor de Brasil subió más de lo esperado en el mes terminado el 15 de enero y llevó a la inflación en 12 meses por sobre el 6%, avivando el temor de que el Banco Central suba aún más las tasas de interés en el corto plazo.

El índice referencial de precios al consumidor de Brasil, IPCA, subió un 0,76% en el mes hasta el 15 de enero, tras un alza del 0,69% en igual periodo hasta la mitad de diciembre, según datos divulgados este miércoles por la agencia oficial de estadísticas IBGE.

Se esperaba que el índice se elevara un 0,7%, según la mediana de los pronósticos de 15 analistas encuestados por Reuters, que fluctuaron entre un 0,57% y un 0,75%.

Los precios al consumidor subieron un 6,04% en 12 meses hasta mediados de enero, comparado con el 5,79% en el año terminado el 15 de diciembre.

Esta cifra está bastante por encima del centro del rango meta del Banco Central, de un 4,5%, con dos puntos porcentuales de tolerancia hacia arriba o hacia abajo.

Los rendimientos de los contratos de futuros de tasas de interés de Brasil subían levemente tras el dato, mientras los inversionistas veían más presión sobre el Banco Central para que suba las tasas de interés en los próximos meses.

El rendimiento del contrato con plazo enero del 2012, entre los más transados de la mañana, se elevaba a un 12,47% desde un 12,42%.

Las autoridades subieron la tasa referencial Selic a un 11,25% desde un 10,75% la semana pasada, y los analistas dicen que vienen más alzas de tasas.