Sao Paulo. Los precios al consumidor de Brasil subieron en agosto y la inflación anual tocó máximos en seis años, según los primeros datos oficiales de inflación que se difunden luego del sorpresivo recorte de la tasa de interés dispuesto la semana pasada por el Banco Central.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) se aceleró un 0,37% en agosto tras un avance del 0,16% en julio, dijo este martes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que el índice subiera un 0,36%, según la mediana de 12 proyecciones recopiladas por Reuters. Las estimaciones en el sondeo oscilaron entre alzas del 0,30% al 0,39%.

A tasa anual, la inflación llegó a un 7,23%, el nivel más alto desde junio del 2005, frente al 6,87% acumulado en los 12 meses hasta julio.

Fue el primer informe oficial de inflación desde que el Banco Central recortó las tasas de interés el 31 de agosto en 50 puntos básicos, luego de cinco alzas consecutivas de las tasas este año.

Pese al persistente avance de los precios, el Banco Central sorprendió a los mercados al llevar su tasa de interés al 12%, desde 12,50%, citando los riesgos económicos de que un deteriorado panorama global pueda empeorar una desaceleración de la economía brasileña.

Los rendimientos de los contratos de futuros de tasas de interés registraron pocos cambios en las primeras operaciones del martes tras difundirse el informe de inflación, que estuvo en línea con las expectativas del mercado.

El rendimiento de los altamente negociados contratos a enero del 2013 caía al 10,55% desde un 10,586% al cierre del lunes.