Sao Paulo. La inflación de Brasil se aceleró en enero a su mayor ritmo en casi seis años, resaltando las preocupaciones por las crecientes presiones sobre los precios provocadas por un rápido crecimiento en la mayor economía de Latinoamérica.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio IPCA se aceleró al 0,83% en enero, frente a un avance del 0,63% en diciembre, dijo este martes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El mercado esperaba que el indicador trepara al 0,8%, según la mediana de las previsiones de 24 economistas consultados por Reuters.

Las proyecciones fluctuaron entre una tasa del 0,75% y el 0,87%.

La cifra de enero igualó al alza de noviembre del año pasado, cuando el índice IPCA también se aceleró al 0,83%, su mayor nivel desde abril del 2005.

La inflación de 12 meses hasta enero subió un 5,99%, frente a un 5,91% para el 2010.

Eso es bastante más alto que el centro del rango de meta del Banco Central de un 2,5% a un 6,5%. Los consejeros del Banco Central usan esa meta como guía al momento de establecer el nivel de la tasa de interés.

La tasa de interés referencial de Brasil, Selic, es de un 11,25% anual actualmente. Analistas afirman que la tasa Selic, que ya es una de las más altas del mundo, podría subir aún más hacia fin de año.

Entre las categorías con alzas de precios, las que más subieron fueron costos de los alimentos y del transporte.