La tasa de la inflación anual de Brasil se ralentizó más de lo esperado a mediados de diciembre, cerca del extremo superior del objetivo oficial, lo que facilitaría que el Banco Central decida aplicar más recortes a los costos del crédito.

El índice de precios al consumidor IPCA-15 de Brasil subió un 6,58% en los 12 meses hasta mediados de diciembre, informó el miércoles el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El dato anual es inferior a la subida de 7,64% en el año a mediados de noviembre. También se ubica cerca de 6,5%, el techo del rango objetivo oficial para la inflación.

Analistas consultados en un sondeo de Reuters calculaban que el IPCA-15 subiría un 6,71% en el año hasta mediados de diciembre.

En la comparación mensual, el índice subió un 0,19%, tras el avance de 0,26% en el mes hasta mediados de noviembre.

Los rendimientos de los futuros de las tasas de interés caían tras la publicación del indicador por el incremento de apuestas de un ciclo largo de recortes a las tasas de interés.

Los economistas esperan que el Banco Central acelere la velocidad del alivio monetario en la reunión de enero, decisión que podría ayudar a sacar a la economía de una grave recesión.