Sao Paulo. La inflación de Brasil se mantuvo virtualmente plana en julio por segundo mes consecutivo, presentando una nueva prueba de que la mayor economía de Latinoamérica está creciendo sin presionar los precios al consumidor.

El referencial Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil se elevó 0,01% en julio, después de no reportar variación en junio, dijo este viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que el índice subiera 0,02%, según la mediana de los pronósticos de 20 economistas consultados por Reuters. Las estimaciones para el IPCA fluctuaron entre una baja de 0,02% a un alza de 0,08%.

Los rendimientos sobre los contratos de futuros de tasas de interés de Brasil caían tras la divulgación de la inflación de julio.

El rendimiento del contrato con vencimiento en enero de 2012, el más activo al inicio de la sesión, caía a 11,55%, luego de cerrar a 11,57% el jueves.

La inflación de Brasil medida por el IPCA se desaceleró a 4,6% en los 12 meses hasta julio, desde 4,84% en el año hasta junio.

El Banco Central, que usa el IPCA como guía al momento de fijar la tasa de interés, tiene una meta de inflación anual de 4,5% para 2010 y 2011, con una tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo.

Los consejeros del Banco Central sorprendieron a los analistas al mes pasado al elevar la tasa de interés referencial, Selic, en 50 puntos base, a 10,75%, menos que los 75 puntos base que esperaba la mayor parte del mercado.

En las minutas de la última reunión del Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) para fijar la tasa de interés, la institución dijo que la economía de Brasil se está asentando en un patrón de crecimiento más lento que conlleva un menor riesgo de inflación.