Sao Paulo. Un alza en el costo de los alimentos empujó la inflación de Brasil en agosto y dejó la tasa anualizada aún más lejos del centro del rango meta del Gobierno.

El índice de precios minoristas IPCA subió un 0,41% en agosto, casi en línea con el 0,4% esperado por los analistas, según mostraron este miércoles cifras oficiales. El IPCA había registrado una subida del 0,43 por ciento en julio.

En los 12 meses a agosto, el IPCA acumuló un alza del 5,24% frente al 5,2% que alcanzó a julio, mientras que la meta anual del Gobierno es de un 4,5%, con rango de más o menos dos puntos porcentuales.

El jefe del Banco Central, Alexandre Tombini, ha dicho que la inflación convergerá finalmente hacia el centro de la meta.

Pero algunos analistas creen que el esperado repunte de la economía local en este segundo semestre y el encarecimiento de los alimentos dejarán al Gobierno al borde de incumplir su meta el año próximo.

Ante la aceleración de los precios, el banco ya no tiene mucho espacio para seguir bajando las tasas de interés, creen varios economistas.

La expectativa del mercado según un sondeo del Banco Central es que haya un último recorte en la tasa de referencia Selic de 0,25 puntos porcentuales a un 7,25 por ciento el próximo mes, luego de un agresivo ciclo de nueve reducciones consecutivas.


EL IPCA de agosto fue inflado por los alimentos, ante el mal clima en zonas de producción de Brasil y Estados Unidos.

Los precios de los alimentos subieron un 0,88 por ciento en agosto, apenas por debajo del alza del 0,91% que habían registrado en julio.

Los costos de salud también se aceleraron y avanzaron un 0,53% en agosto, desde el 0,36% de julio, por mayores precios de los medicamentos.

El rubro Transporte también reflejó una inflación del 0,06%, tras la caída del 0,03% que había reportado el Gobierno para julio.