Pekín. La inflación del consumidor en China se ralentizó en noviembre a un mínimo de cinco años de 1,4% interanual, desde un 1,6% en octubre, lo que indica una persistente debilidad de la segunda mayor economía mundial y brinda a las autoridades más razones para relajar su política monetaria.

Analistas encuestados por Reuters esperaban que la inflación anualizada llegara al 1,6% en noviembre, la misma lectura de octubre.

El índice de precios al consumidor de China bajó 0,2% en noviembre respecto a octubre para situar la inflación en su menor nivel desde noviembre del 2009, dijo el miércoles la oficina nacional de estadísticas.

El mercado esperaba que los precios se mantuvieran sin cambios.

En tanto, el índice de precios al productor del mes pasado declinó un 2,7% respecto del año anterior, su tercer descenso mensual consecutivo, debido a que la rezagada demanda afectó la capacidad de las compañías de elevar los valores.

El mercado esperaba una caída de 2,4% en los precios al productor tras la baja de 2,2% registrada en octubre.