Washington. Los crecientes precios de los alimentos y la gasolina aceleraron la inflación en Estados Unidos en marzo, como se esperaba, pero las presiones de inflación subyacente se mantuvieron contenidas, mostró este viernes un informe del gobierno.

El departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor subió un 0,5% tras un alza similar en febrero. La lectura estuvo en línea con las expectativas de los economistas.

El índice subyacente de precios al consumidor, que excluye alimentos y energía, se incrementó un 0,1% en marzo tras un avance del 0,2% el mes anterior. El dato de marzo estuvo por debajo de las expectativas de los analistas, de un avance del 0,2%.