La inflación en Brasil registró un fuerte incremento del 1,24% en enero, con respecto a diciembre, y alcanzó el 7,14% en los últimos doce meses, una cifra que supera con creces las metas del Gobierno, informaron hoy fuentes oficiales.

El dato de enero fue el más alto para un único mes desde febrero de 2003, cuando fue del 1,57%, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La subida de los precios de enero duplicó a la registrada en el mismo mes de 2014 (0,55%) y también superó holgadamente a la de diciembre pasado (0,78%).

Los principales responsables del recrudecimiento de la inflación fueron los alimentos y bebidas (1,48%), la vivienda (2,42%) y los transportes (1,83%), según el IBGE.

La meta del Gobierno para este año es alcanzar una inflación del 4,5%, aunque admite una tolerancia de dos puntos porcentuales, por lo que acepta hasta una subida de los precios del 6,5%.

En 2014 la inflación se situó en el 6,41%, cifra ligeramente inferior al techo de la meta oficial, que también era del 6,5%.

El Gobierno brasileño ya había avisado que la inflación subiría en los primeros meses de este año, aunque espera una moderación de los precios en el segundo semestre.

Para contener los precios, el Banco Central ha incrementado los tipos de interés hasta el 12,25% anual.