La tasa de inflación anual de EE.UU. en septiembre alcanzó el 3,9%, su nivel más elevado desde 2009, luego que en ese mismo mes el IPC subiera 0,3% informó el Departamento de Trabajo.

Si se excluyen energía y alimentos, que son los precios más volátiles, la inflación subyacente del IPC fue del 0,1 % en ese mes y de un 2 % en los doce meses pasados.

Cabe consignar que este martes, el poder ejecutivo señaló que índice de precios de productor (IPP) en e país subió un 0,8 % en septiembre y ha aumentado un 6,9 % en un año.

Los datos apuntan a una aceleración en el ritmo de aumento de los precios, una presión inflacionaria que podría limitar el margen de la Reserva Federal para continuar con sus estímulos monetarios encaminados a una reactivación económica que sigue lenta desde el fin de la recesión en julio de 2009.