La inflación en febrero será de 0,65%, al tiempo que la variación acumulada del Índice de Precios al Consumo (IPC) al cierre del año será de 6,8%, según la mediana de las respuestas de los analistas económicos consultados por el Banco Central.

De esta forma, los expertos que consulta mensualmente la autoridad monetaria estimaron que el dato anual será 0,05 puntos porcentuales inferior a la previsión de un mes atrás, cuando habían pronosticado una inflación anual de 6,85% para 2011.

La meta para el cierre del año definida por el Banco Central prevé una variación de los precios encausada entre 4% y 6%.

La variación del IPC en enero fue de 1,25%, cuando los analistas proyectaron para ese mes una suba de 1,2%. En los últimos 12 meses cerrados a enero los precios de la canasta de consumo relevada por el Instituto Nacional de Estadística aumentaron 7,27%.