El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en mayo una variación porcentual de 0,42%, con lo que la inflación acumulada del año llegó a 1,82%, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los precios de la papa, cebolla, servicio de trabajadora del hogar, carne de res con hueso y sin hueso son los que presentaron mayor incidencia positiva en mayo. Por el contrario, el producto que tuvo el mayor decremento fue el tomate.

El precio de la papa subió en 12,48%; el de la cebolla, 15,78%; el servicio de trabajadora del hogar, 2,74%; carne de res con hueso, 1,67%; carne de res sin hueso, 1,05%; lechuga, 6,79%; arveja, 4,17%, y el precio del alquiler de la vivienda, en 0,39%.

Por el contrario, el valor de venta del tomate descendió 13,82%; asimismo, la mandarina bajó 14,36%; zanahoria, 5,22%; naranja, 7,27%, y la carne de pollo (entero), 1,09%.

Las divisiones estadísticas con mayor incidencia positiva en el IPC, en mayo, fueron alimentos y bebidas no alcohólicas; muebles, bienes y servicios domésticos, y vivienda y servicios básicos.

El incremento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas fue de 0,75%; de muebles, bienes y servicios domésticos, 0,81%, y de vivienda y servicios básicos, 0,46%. Éstos incidieron en el IPC en 0,24%, 0,06% y 0,05%, respectivamente.