La inflación interanual de México se aceleró en junio a un 6,31%, mayor nivel desde diciembre de 2008 pero menos de lo esperado por el mercado, lo que podría llevar al banco central a pausar sus aumentos de la tasa de interés clave.

El dato resultó mayor al 6,16% que registró la inflación hasta la segunda quincena de mayo, aunque ligeramente menor al 6,34% esperado por el mercado, según un sondeo de Reuters.

Desde enero, el indicador ha rebasado la cota alta del objetivo del 3% del banco central que, en un intento por frenar la inflación, ha subido siete veces consecutivas la tasa de interés interbancaria hasta el actual 7%.

Según datos divulgados el viernes por el instituto nacional de estadísticas, INEGI, el índice de precios al consumidor de México subió un 0.25 en junio, en tanto que la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina artículos de alta volatilidad, creció un 0,30%.

A tasa anual, el indicador subayacente mostró un alza del 4,83%.

Los incrementos en los precios se registraron mayormente en productos agropecuarios, mercancías y servicios, dijo el INEGI.

Esta semana, analistas privados aumentaron a un 6% el pronóstico de inflación general al cierre de este año.

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, dijo el miércoles que la inflación estaría por debajo del 4% en enero de 2018 y que se encuentra en un proceso de convergencia a la meta que debería alcanzarse en el último trimestre de 2018.