Ciudad de México. La inflación interanual de México se desaceleró en enero a su menor nivel en diez meses por el efecto positivo de compararla con el mismo periodo de 2017, cuando se dispararon los precios de las gasolinas, dijo este jueves el instituto de estadísticas, INEGI.

El índice nacional de precios al consumidor subió un 5,55% en un año hasta enero, frente al 6,77% al cierre de diciembre de 2017, cuando alcanzó su mayor nivel en casi 17 años. El resultado estuvo en línea con el 5,51% de la mediana de los pronósticos de un sondeo previo de Reuters.

La lectura de enero es la más baja desde el 5,35% de marzo, pero sigue sobre la meta del 3,0% del Banco de México (central), lo que mantiene las apuestas del mercado a un alza de la tasa clave más tarde el jueves.

El aumento sería el segundo consecutivo con Alejandro Díaz de León a la cabeza de la entidad monetaria, luego de que en diciembre la tasa de interés de referencia subió a un 7,25% desde el 7,00% vigente desde junio de 2017.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina artículos de alta volatilidad, fue de un 4,56% en tasa interanual, igual a la esperada.

Sólo en el mes, la inflación general fue de un 0,53% por alzas en precios de las gasolinas que fueron contrarrestadas por bajas en productos agropecuarios como el jitomate y del transporte aéreo, mientras que el índice subyacente subió de 0,28%.

El banco central ha señalado que la convergencia de la inflación interanual al objetivo permanente de 3,0% será más lenta de lo que había anticipado inicialmente, alcanzando niveles cercanos a la meta a finales de 2018.