La inflación de México se aceleró en agosto a un 2,73% interanual, su mayor nivel en seis meses, aunque todavía está dentro del objetivo del banco central, mostraron el jueves cifras oficiales.

Analistas estimaban una aceleración del índice pero a una tasa todavía mayor, del 2,78%, de acuerdo con un sondeo de Reuters.

El Banco de México (central) tiene una meta permanente del 3%, más o menos un punto porcentual, que ha venido cumpliendo desde enero de 2015.

Solo en agosto, el índice de precios al consumidor subió un 0,28%, acelerada en gran medida por los precios de las gasolinas y la educación privada, dijo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La inflación subyacente, que elimina los artículos volátiles, fue del 0,19% el mes pasado.

El índice subyacente interanual -el referente para las decisiones de política monetaria- se ubicó en un 2,96% hasta agosto, casi estable frente al 2,97% del mes anterior, mostró el INEGI.

Analistas privados estiman que la inflación cierre este año en un 3,12%.

A finales de agosto, el banco central rebajó sus proyecciones para el crecimiento económico de México de éste y el próximo año, pero los de inflación no tuvieron grandes modificaciones.