Los precios al consumidor bajaron 0.50 por ciento en mayo para alcanzar una tasa anual de 2,88%, la más baja desde que se tiene registro, debido a los descensos en las tarifas eléctricas y algunos alimentos, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De hecho, la cifra fue menor a la expectativa de 2,9% que esperaba el mercado, y confirma el control del indicador, toda vez que se encuentra por debajo de la meta anual del Banco de México: 3%, más o menos un punto porcentual.

El descenso, según el Inegi, obedece a las bajas mensuales que se presentaron en los precios de los productos agropecuarios, los cuales se redujeron 1,37% y de 3,05% en los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, las cuales se derivaron de la aplicación del esquema de tarifas eléctricas de temporada cálida en diez ciudades del país.

A la baja

La informacion muestra que las bajas mensuales más significativas se dieron en los precios de la electricidad, los cuales descendieron 23,30%, limón con una reducción de 13,59%, jitomate con 12,58%, huevo con una baja de 12,27% y la cebolla que presentó una reducción de 9,35%.

Ciudades baratas

En cuanto a las localidades que tuvieron una reducción en los precios se ubican Huatabampo, Sonora, con una reducción de 9,24%, Culiacán, Sinaloa, con 7,91% y Mexicali, Baja California, que registró un descenso de 7,68%.

Respecto a la inflación subyacente, es decir, la que no es afectada por los días feriados y fines de semana, el INEGI informó que se ubicó en 2.33 por ciento, dato superior en comparación a la de mayo de 2014, cuando se ubicó en tres por ciento y de 2.31 por ciento del mes inmediato anterior.