La inflación interanual cayó ligeramente en junio en los países de la OCDE para situarse en el 3,1%, lo que representa el primer retroceso desde noviembre de 2010, informó este martes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un comunicado.

En mayo, la inflación en la zona fue del 3,2%.

Este ligero retroceso refleja sobre todo la desaceleración del precio de la energía, que aumentó solo 13,6% en junio (después del +14,2% de mayo), subraya la Organización.

En cambio, los precios de los alimentos progresaron un 4% en junio (3,9% en mayo).

Si se excluyen los precios alimentarios y energéticos, la tasa anual de inflación permaneció estable en junio, al 1,7%.

La inflación interanual se desaceleró en Canadá al 3,1% en junio (3,7% en mayo), en Gran Bretaña 4,2% (4,5%) y en Japón al 0,2% (0,3%).

En los otros principales países de la OCDE, la inflación permaneció estable (Estados Unidos y Alemania) o aumentó ligeramente (2,7% en junio en Italia (2,6%), 2,1% en Francia tras el 2%).

En cambio, la tasa de inflación aumentó en China a 6,4% (5,5%), lo que supone la tasa más elevada desde 2008.