La inflación en Perú se desaceleró a un 0,17% en enero por una caída de las tarifas de transporte ante los menores precios de los combustibles, que fue contrarrestada por un alza en los costos de los alimentos, informó el domingo el gobierno.

Analistas consultados por Reuters habían anticipado que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Lima Metropolitana sería de 0,15%. 

La inflación de enero está por debajo del 0,23% registrado en diciembre del año pasado así como del 0,32% mostrado en enero del 2014.

Con este resultado, la inflación anualizada descendió a un 3,07% desde el 3,22% registrado el año pasado, cerca al techo del rango meta fijado por el Banco Central de entre un 1% y un 3%.

Las tarifas del sector de transportes y comunicaciones bajaron en enero un 1,36%, "básicamente por la caída de los precios de los combustibles para el transporte, como la gasolina y el petróleo diésel", precisó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en un reporte.

En tanto, los precios del rubro alimentos y bebidas -los de mayor peso en el IPC- se incrementaron un 0,79% en enero, agregó.

La economía peruana se ha desacelerado en medio de una caída de la producción de los sectores primarios, como el vital rubro minero, así como por una ralentización de las inversiones.

En la reunión de política monetaria de enero, el Banco Central redujo su tasa clave de interés a un 3,25%, desde el 3,50%, para impulsar la economía local.

El gobierno del presidente Ollanta Humala también ha puesto en marcha varias medidas para impulsar la economía.

Para este año el Banco Central y el ministerio de Economía esperan una expansión económica del 4,8% desde el previsto crecimiento de 2,4% del año pasado.