Montevideo. Una inesperada caída en los precios minoristas de diciembre permitió a Uruguay cerrar el año con una inflación por debajo de lo que anticipaba el mercado, pero el índice superó la meta oficial del 2012 y los analistas advierten que se mantendrá la presión en enero por una subida en el costo del transporte.

El índice de precios al consumidor (IPC) cayó un 0,73% en diciembre por un descuento extraordinario en la tarifa eléctrica y en todo el año pasado acumuló una subida del 7,48%, informó este jueves el gobierno, por encima del rango meta fijado por las autoridades de entre un 4% y un 6%.

El mercado esperaba que el IPC avanzara un 0,13% en el último mes del año y un 8,38% en todo 2012, según el promedio simple de un sondeo publicado semanas atrás por el Banco Central.

En diciembre la subida en el costo de los alimentos y bebidas se desaceleró levemente y en el rubro vivienda los precios bajaron un 5,99%.

Dentro de ese segmento se ubica la tarifa eléctrica, que es administrada por el Gobierno a través de la empresa estatal UTE, que efectuó un descuento especial a sus clientes en el último mes del año. Así, el costo de la electricidad en diciembre disminuyó un 19,21%.

"Obviamente nos sorprendió el dato del mes. Nosotros estimábamos una baja (de la tarifa eléctrica) por el plan de UTE de un 10% y no de un 20 por ciento, como finalmente fue", dijo la economista Mercedes Comas, de PwC.

"Lo relevante es que el IPC (anualizado) cerró en 7,5%. Si bien esto se revertiría en el dato de enero cuando vamos a tener el impacto de otros factores como la suba del boleto" de ómnibus en Montevideo.

Desde este mes el ticket en la capital uruguaya cuesta un 5,3% más.

El economista Pablo Moya, de la consultora Oikos, dijo que el dato final del año "es, entre comillas, un poco tramposo".

"Uno de los rubros que cae es transporte, cuando ya está anunciada una suba del boleto en enero. Además, 'vivienda' baja por algo que se visualiza en la medición puntual, pero no hace a la baja en la inflación, entendida como el nivel general de precios", dijo.

Para Moya, "no se puede concluir que la inflación está cediendo".

En el IPC de diciembre también incidió la apreciación del peso uruguayo, que fue de un 1,18 por ciento ese mes, porque abarata en términos de pesos los productos importados.

Esta revalorización de la moneda local se dio luego de que en septiembre el Banco Central aumentara la tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a un 9%.

El último viernes de diciembre, el Comité de Política Monetaria decidió otra subida de tasas a un 9,25% anual, para seguir atacando las presiones inflacionarias, aseguró el Banco Central.

Comas, de PwC, destacó que un acuerdo entre el Gobierno y los supermercados para congelar los precios durante el final del año también pudo haber impactado en el dato de diciembre.

"En el resto de los rubros, si no consideramos la electricidad, hubo una moderación respecto a diciembre del año pasado y quizás acá sí pueden haber actuado los acuerdos de no aumento de precios en el canal de supermercados", dijo.

La inflación en Uruguay fue de un 8,6% en 2011 y de un 6,93% en 2010.