Caracas. La inflación en Venezuela mantuvo su moderación en agosto y la tasa acumulada en el año cayó a su menor nivel en al menos cuatro años, en un impulso a la candidatura del presidente Hugo Chávez que busca la reelección en octubre.

El Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió un 1,1% en agosto, desde el alza del 1% de julio, llevando la inflación acumulada en ocho meses a un 9,8%, muy por debajo del 18,6% del mismo lapso del 2011.

La tasa anualizada a agosto alcanzó un 18,1%, sustancialmente inferior al 25,8% del período previo y por debajo de la meta fijada en las premisas fiscales para este año, de 20%-22%.

"El promedio (de inflación) entre enero y agosto es de 1,2 por ciento. Esto es importante porque si esto permaneciera así al cierre del ejercicio fiscal pudiésemos estar muy por debajo de la meta inflacionaria de entre 20%-22%", dijo el martes el presidente del Banco Central, Nelson Merentes.

La inflación del país petrolero fue en todo el 2011 del 27,6%, una de las mayores tasas del mundo.

Pero desde finales del 2012 empezó a ceder, ayudada por una ley que pone en manos del Gobierno el cálculo de los precios de una amplia variedad de productos, por la inversión estatal en planes agrícolas y una mayor disponibilidad de productos importados.

"No estamos satisfechos con el 18,1% (anualizado), no lo vamos a estar. Ahora la próxima meta es el 15%, que es el próximo umbral a derrotar y ya vamos acercándonos", agregó el ministro de Finanzas, Jorge Giordani, durante una rueda de prensa.

El dato mensual se vio influenciado por la leve subida de 0,5% en el rubro de "Alimentos y bebidas no alcohólicas", que supone más de un tercio del indicador y es donde el Gobierno ha centrado su estrategia.

El índice de escasez, también vital para mantener las presiones inflacionarias a raya, retrocedió en agosto a 13,7%, desde el 14,2% en el mes previo.

Los rubros que más subieron en agosto fueron "Bebidas alcohólicas y tabaco", un 4,9% y "Esparcimiento y cultura" que se aceleró un 2,7%.

Merentes hizo énfasis en que la meta del gabinete económico es lograr establecer "lo más rápido posible", índices inflacionarios anuales de un dígito, algo que no ocurre en Venezuela desde hace 26 años.

Para ello, el presidente del Banco Central explicó que desde hace dos años y de manera semanal las autoridades económicas del país se reúnen en el "Comité 1 Dígito", buscando rastrear los detonantes de la inflación en una economía dependiente de las importaciones y la renta petrolera.

Tras batallar contra una inflación anual promedio de 22% y pasar por una recesión de casi dos años, el Gobierno de está aprovechando los mejores datos macroeconómicos para defender sus controvertidas políticas socialistas en medio de la campaña electoral hacia el 7 de octubre.

No obstante, los analistas creen que el dique colocado a los precios al consumidor es artificial y que las tarifas están expuestas a brotes de escasez, mientras el crecimiento económico está sujeto a los vaivenes de los precios del petróleo.

Por su parte, el ministro Giordani aseguró que la "inversión social" hecha durante los 14 años de gobierno socialista a través del gasto público y programas sociales, de unos US$500.000 millones, permitirían a la nación sudamericana crecer a un ritmo cercano a los 6% en los próximo años.

"En el próximo período, no tengo duda, estoy completamente convencido que cuando el presidente Chávez asuma la banda presidencial el 10 de enero, esta economía puede crecer a 6% y lo estamos demostrando este año", sentenció el funcionario.