Caracas. La inflación en Venezuela registró en septiembre su menor alza de los últimos cinco meses por una moderación en los precios de los alimentos, dijo este jueves el Banco Central.

Los precios al consumidor subieron un 1,6% el mes pasado, sensiblemente menos que el incremento del 2,2% registrado en agosto.

El rubro "Servicios de Educación" lideró las alzas dentro de la cesta de bienes y servicios que componen el indicador, al subir un 8,1%, por el retorno a clases en el país miembro de la OPEP.

El precio de los alimentos, el rubro de mayor peso en la inflación, disminuyó su avance y registró en septiembre un incremento del 1,4% desde el 3,8% de agosto, mientras que los precios de las comunicaciones se aceleraron 2,2% en septiembre tras aumentar un 0,2% del mes previo.

El gobierno espera poder terminar el año con una inflación de entre 25% y 27% y seguir reduciéndola hasta llegar a un dígito en un plazo máximo de tres años.

La variación acumulada del Indice de Precios al Consumidor (INPC) al noveno mes del año fue de 20,5%, menor a la registrada en el mismo período de 2010 de 21,2%.

En la misma línea, la inflación anual fue de 26,5%, también inferior al 27,9% acumulado en igual lapso del año anterior.

La cifra mensual de inflación está en línea con el número que una alta fuente del Gobierno había anticipado a Reuters más temprano.

El país petrolero, donde desde hace casi 30 años los precios suben a un ritmo de dos dígitos, cerró el 2010 con una inflación del 27,2%, la mayor del continente y una de las más altas del mundo.

El alza del costo de vida se ha convertido en una piedra en el zapato para el presidente Hugo Chávez, quien el próximo año buscará la reelección para un tercer período a pesar de estar recibiendo tratamiento por un cáncer que padece.

Chávez confía en que podrá recortar el avance de los precios con una nueva Ley de Precios y Costos Justos, que regulará los principales bienes y servicios consumidos en el país sudamericano y las ganancias de los industriales y comerciantes.

Sin embargo, mientras el mandatario socialista atribuye la alta inflación a la especulación de los privados, los empresarios y la oposición argumentan que los controles de cambios y precios sofocan a la industria local y que un nuevo control ocasionará escasez y más altos precios.

Los brotes puntuales de desabastecimiento son comunes en el país petrolero, que depende de las importaciones para proveerse del 70% de lo consume. La escasez también es un punto de tensión política que afecta directamente la popularidad de Chávez.

"El índice de escasez se incrementó ligeramente al pasar de 13,5% en agosto a 14,0% en septiembre. Por su parte, el índice de diversidad de productos en el mercado descendió", dijo el Banco Central en un comunicado.