La Paz. La inflación en Bolivia se detuvo en seco en abril al registrar sólo 0,02%, en contraste con el 0,89% de marzo y las cifras aún mayores de los dos meses previos, gracias a una estabilización del mercado de alimentos, informó este viernes el gobierno.

Con la cifra de abril, la variación del Indice de Precios al Consumidor (IPC) acumulada en los cuatro primeros meses de este año se situó en 3,91%, frente al 3,89% del primer trimestre, según reportó el Instituto Nacional de Estadística.

Pero el IPC anualizado apenas bajó en abril al 11,03%, desde un 11,11% en marzo, casi el doble del pronóstico oficial de un 6,0% para este año.

Bolivia acumuló una inflación del 7,18% en el 2010 y su IPC soportó en los tres primeros meses de este año una fuerte presión alcista derivada de un fallido reajuste de precios de combustibles a fines de diciembre y una escasez temporal de alimentos básicos como azúcar y trigo.

"La meta de 6,0% para este año no está lejana, para ello también contribuirán medidas de restricción monetaria", dijo la semana pasada a medios locales el presidente del Banco Central de Bolivia, Marcelo Zabalaga.

El crecimiento del Producto Interno Bruto proyectado por el gobierno izquierdista de Evo Morales para el 2011 es de un 5,0%, casi un punto porcentual más que la expansión reportada preliminarmente para el 2010 de un 4,13%.